Buscar
  • iris

SLOW LIFE, EL ESTILO DE VIDA QUE EL MUNDO PIDE A GRITOS

Esta semana hice un directo para el instagram de @slowlifemovimiento (el directo está en el feed, por si queréis verlo), un sueño que estamos cosechando en www.slowlifemovimiento.com.


En este directo habé sobre "consejos" para entrar en el ritmo del estilo de vida "SLOW" y hoy los quiero dejar por escrito aquí:




Antes que nada, decir que el estilo de vida "slow", tiene la gran premisa del EQUILIBRIO. Se trata simplemente de esto. Lo que pasa es que en el ritmo aceleradísimo que llevamos, ya no cabe dentro de nuestra mente el parar, y está mal visto.


Hoy en día vivimos en un mundo que funciona a una velocidad imparable, nos subimos a ese tren durante la época de la revolución industrial, y no ha hecho más que acelerarse.

Ahora, bajarse del vagón o apretar el freno es una necesitad, pero ese primer intento suele ser el más costoso.


Imaginaros que vais rapidísimo en ese tren, y seguís con la inercia del mismo, apretar el freno va a costar, y no vamos a ver un efecto inmediato, pero os juro, que cuando consigamos bajarnos del tren, hay un paisaje espectacular e incluso podemos ver el destino más nítido.


Otro factor que nos lleva a estar siempre a 1000, es la información que nos desborda 24h al día y que nos hace estar siempre con la sensación de que nos perdemos algo y que no podemos parar de adquirir información y estar siempre al "pié del cañón".


En el estilo de vida actual, no hacemos nada más que estar OCUPADOS.

Por esto, observamos la necesidad de parar, buscar el equilibrio, compensar toda esta vorágine de "mil cosas que hacer" de "voyatopes" y de "no me da tiempo para nadas".


Aquí 10 consejos para bajar el ritmo y saborear la vida:


  1. Come más despacio, disfruta la comida, regálate el tiempo para cocinar y disfrutar de ingredientes frescos. Comer es una de nuestros deberes vitales, disfrútalo, agradece el alimento y busca la conciencia en cada bocado, la posibilidad de poder estar alimentándote sano/a y a poder ser orgánico o de proximidad.

  2. Permítete hacer las cosas a tu ritmo. No te culpes por necesitar más tiempo, por no tener un día tan productivo como esperabas o por no llegar a tiempo. Escúchate, y haz caso a tus necesidades mentales y fisiológicas. Tenemos momentos y momentos, días y días, y a veces no podemos seguir el ritmo que la sociedad nos exige.

  3. Aprende y disfruta del "aburrimiento". QUE LOCURA! La palabra "aburrimiento" no existía hace 200 años... Ahora, nos ponemos nerviosos si no tenemos estímulos. Nos hemos olvidado el agradable y irónicamente productivo "ARTE DE NO HACER NADA". ¿Por qué productivo? Pues al no hacer nada, nos damos espacio para conocernos, para calmar y así ver cosas más claras, proyectos, necesidades, y metas.

  4. No trabajes tanto. Fácil decirlo... es difícil pisar el freno y más si tenemos una presión social que nos pisa los talones. Pero es lógico, trabajar mucho hace que trabajemos incluso los días que nuestro cuerpo pide descanso o no tenemos energía, haciendo así que disminuya más nuestra energía, dedicándonos menos tiempo a cuidar de nuestro cuerpo, a comer bien y poco a poco haciéndonos amigos de las enfermedades... A veces, trabajar menos, significa trabajar mejor.

  5. Aprende de lo que la familia te enseña. Muchas veces crecemos pensando en que tenemos que ser exitosos para ser felices, hacer 1000 cosas y proezas, proyectos y ganar dinero, correr a contrarreloj para que no te ganen los otros...etc. Pero, los que tenéis familia talvez estaréis de acuerdo conmigo, que la felicidad de estar junto a los tuyos y dedicarles tiempo de calidad es la que llena de verdad.

  6. Medita. Dale relax a tu mente, aquieta la mente para ir trabajando el cambio hacia una vida "slow" desde dentro. La meditación ayuda a reducir los ruidos, el impacto de los estímulos y así ofrecernos ese "espacio" mental que tanto necesitamos.

  7. Practica yoga. El yoga es una herramienta fenomenal para cuidar de cuerpo y mente ya que ayuda a desarrollar un estado de ánimo "slow", lento y así alcanzar el equilibrio del que tanto hablamos.

  8. Lee o estudia.

  9. Busca el contacto con la naturaleza. Pasea descalzo, ve a la playa o al monte y observa la lentitud en nuestro entorno originario. Toma consciencia de la "paranoia" en la que vivimos metidos y busca conectar con lo esencial.

  10. Alimenta tu creatividad. Hoy en día no solemos tener tiempo ni darle el espacio a crear. Escribir, pintar, cantar, trabajar la tierra, estudiar o reflexionar sobre algún tema que te atraiga, cocinar, plantar... Permítete eso.


Estos son mis consejos, aquellos consejos que también me digo a mí misma para no dejarme arrastrar por el remolino en el que vivimos metid@s.


Me encantaría leer tu opinión, que lo compartieras y que corrieras la voz. Necesitamos que este movimiento crezca, que bajemos el ritmo y encontrar el equilibrio GLOBAL.


Namasté.


#slowlife #vidaslow #lento #equilibrio #pazinterior #vidasaludable #yoga #meditación #creatividad #alimentación consciente #vivetuvida #vida #lectura #workless #familia #bajaelritmo #slowdown #felicidad #salud #health

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo