Buscar
  • iris

Los famosos 8 yoga sutras de Patanjali. ¿También somos yoguis fuera de nuestra esterilla?


¡Buenas de nuevo! ¿Cómo va esa cuarentena productiva ;) ?


¿O tú o alguien que conoces, cree que ser yogui es hacer posturas más o menos complejas, meditar con las piernas cruzadas, saberte 4 mantras y usar las palabras “energía” y “conexión” cada dos frases?

Pues aquí va vuestro “shot” de cultura yóguica semanal, el post de hoy sigue un poco con la temática del de la semana pasada, que puedes encontrar pinchando aquí.

En el post anterior le puse énfasis a los mantras y a su poder, y explique brevemente que son los sutras.


Bien, pues hablando sobre los sutras, este texto se va a enfocar en los sutras más conocidos e importantes en el mundo del Yoga, los que forman la base y nos muestran que el yoga no son solo posturas en nuestra esterilla y mantras.





Foto: Ludovica Nigro


¿Sabes de que estoy hablando?



Si la respuesta es que si, durante esta lectura te invito a que repases si los tienes presentes en tu vida.


Y si la respuesta es que no, ¡aquí van!


(Como siempre, resumir cualquier tema relacionado con el yoga a veces resulta difícil, pues se puede divagar y divagar...)

¡El manual del estilo de vida yóguico se abre ante ti!.

Los 8 yoga sutras de Patanjali.

¿Para empezar… quien es Patanjali?

Patanjali fue un sabio de la India que vivió entre 500 y 300 a.C (aunque no se sabe con certeza).

Este señor erudito, fue la primera persona que escribió definiendo el Yoga como doctrina filosófica, proponiendo un método formado por 8 preceptos para llegar al estado final del yoga, el estado de autorrealización, el Samadhi, Nirvana o iluminación.



Patanjali, al ser el primero en registrar el yoga, aunque se haya estado practicando durante mucho tiempo antes, se le considera el padre del yoga.

Estos 8 preceptos o estadios del yoga son un camino muy bien explicado que todo yogui debería seguir para superar los obstáculos que nos podamos ir encontrando a lo largo de nuestra vida haciendo que sea mucho más plena y con más paz.

Los 5 primeros son prácticas externas: (yamas , niyamas, asanas, pranayama y pratyahara). Los yamas y niyamas tienen varios puntos más específicos en cada uno.

Los 3 últimos se hacen internamente (dharana, dhyana y samadhi (finalidad)).



Y aquí voy a explicar cada uno más detalladamente y poner algún ejemplo de cómo lo podemos observar en nuestra vida cotidiana…

1. YAMAS

Los yamas son cinco preceptos prácticos para poder comprender la esencia del yoga.

1. AHYMSA: significa no violencia, respeto a la vida y a la paz mental, defiende la no violencia. Ahymsa puede referirse a respetar nuestro cuerpo sin forzarlo, practicar un lenguaje no violento, ser vegetariano…

2. SATYA: significa verdad, honestidad, sinceridad con uno mismo y con los demás seres humanos. Ser sincero con uno mismo, no decir mentiras e ir siempre con la verdad por delante.

3. ASTEYA: significa no robar, no aparentar ni pretender ser algo que no somos. Aceptar lo que somos.

4. BRAHAMACHARYA: Se trata de no dejarse llevar por los instintos y por las pasiones, es decir no malgastar nuestra energía, sino guardarla para fines superiores, saber guiar nuestra energía y valorar en que apostarla.

5. PARIGRAHA es el desapego, no querer acaparar. Vivir con lo necesario y tener esa observación critica constantemente. El desapego hacia personas, hacia objetos. Vivir la vida simple, entendiendo que todo es pasajero que estamos de visita (y las visitas llevan poco equipaje) pues en breve nos vamos a otro estado de ser.


2. NIYAMAS

Los niyamas, que también son 5, son una guía para eliminar lo malo que tenemos dentro, haciendo una serie de deberes positivos de nuestros hábitos y de nuestros pensamientos para poder vivir el momento presente aquí y ahora estando bien y siendo felices.

1. SAUCHA: práctica de la pureza y la limpieza de la mente, el cuerpo y el habla.

2. SANTOSHA: tener la mente alegre, satisfecha, actividad positiva ante cualquier circunstancia.

3. TAPAS: Autodisciplina.

4. SVADYAYA: practicar la lectura propia o auto-estudio. Nos ayuda a cultivar la auto-consciencia y auto-comprensión. Practicar yoga o estudiar los 8 sutras de patanjali ;) es una manera de realizar svadyaya.

5. ISHVARA PRANIDHANA: practicar la devoción y el agradecimiento hacía un poder superior o hacía la madre tierra. Mantener esa consciencia de que hay una energía superior que crea y transforma todo.

3. ASANAS

Las asanas o posturas, son posiciones específicas del cuerpo que nos van a dar, agilidad, equilibrio, elasticidad, resistencia, vitalidad… equilibran la energía del cuerpo y la limpian generando estabilidad física, mental y emocional. En la práctica de yoga, es muy importante realizar las posturas estando y siendo consciente del momento presente junto con un buen control de la respiración.



4. PRANAYAMAS

“Prana” significa en sánscrito, energía vital, respiración, y “Ayama” significa extensión.

Por lo tanto, podemos decir que el pranayama es el control y absorción de la energía vital que mayoritariamente la podemos adquirir mediante la respiración consciente.

Hay muchos tipos de pranayamas que se suelen introducir y practicar durante las clases de yoga, como por ejemplo, Ujjayi, Bhastrika, Kapalabhati, Nadi Sodhana, etc.

Cada uno aporta diferentes beneficios o efectos a tu cuerpo y mente.

¡Estaros atentos porque se viene post sobre los pranayamas en las próximas semanas!

5. PRATYAHARA

Durante la fase de pratyahara, hay que tratar de apartar la parte sensorial de tu cuerpo y hacer ese salto cualitativo de estar sensible al mundo circunscrito que te rodea, hacia esa realidad no circunscrita, el otro nivel que permite poder observar tu interior y acercarse más a esa consciencia más elevada, universal.

A continuación os dejo un link muy interesante si queréis saber con más profundidad sobre este punto tan vasto y complejo, EL PRATYAHARA.

6. DHARANA

Dharana, es el poder de la concentración. Estar concentrado dejando ser y observando conscientemente en ese momento o tiempo concreto sin estar fijado en el fin.

Al principio puede resultar complicado mantener mucho tiempo la mente en ese estado de concentración pero si practicas a diario, poco a poco tu mente lo irá automatizando y poco a poco te resultará cada vez más fácil y podrás llegar a hacerlo casi automático.

7. DHYANA

Dhyana significa meditación. En esta fase, el tiempo se detiene.

La concentración, la noción del tiempo y del espacio, se pierde y nos quedamos en un punto neutro.

Cuando conseguimos llegar a dhyana, es cuando nos llegan muchas explicaciones y muchas respuestas a preguntas que antes no llegabas a entender de ti mismo, de la existencia, del universo.

8. SAMADHI

El samadhi significa absorción total. En este punto, el punto final, se pierde la conciencia de uno mismo. Cesan las inestabilidades de la mente llegando a un estado de liberación total. Llegar al samadhi, es el último objetivo de la práctica de la meditación.


Hay dos tipos de samadhi: savikalpa samadhi: es un trance, una visión o una experiencia, que viene y se va inesperadamente ya que no se tiene control.

Después de muchos años de meditación, se alcanzaría el segundo tipo: nirvikalpa samadhi en el que la entrada y salida de este trance, es de manera voluntaria y casi sin esfuerzo.

La vida de yogui es larga y trabajosa internamente, interesante, vasta, compleja y simple al mismo tiempo.

Foto: Ludovica Nigro


Aunque si no sois yoguis, creo que son unos buenos preceptos para seguir y caminar por la vida adoptándolos como principios.


Y hoy os dejo con esta linda frase de Mahatma Gandhi para pensar, y como siempre, les invito a que comenten aquí abajo, compartan y reflexionen. ¡Feedback please!

¡Namaste querides!


“Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo” Mahatma Gandhi
88 vistas0 comentarios