Buscar
  • iris

EL YOGA PUEDE AYUDAR CON LA CIÁTICA

Ai que dolor… yo lo he sufrido, sobretodo al final del embarazo… y de hecho he tenido alumnas que me han preguntado sobre la ciática y el yoga y finalmente, he encontrado el tiempo para compartiros unos detalles interesantes sobre este dolor, su causa y las asanas que podemos practicar para alivarlo, e incluso evitarlo.





La ciática tiene una larga historia. Ya en el siglo V a. C., los médicos y los enfermos han probado una gran cantidad de remedios muy creativos, desde sanguijuelas y brasas en la época romana, hasta el uso de cremas e inyecciones en el siglo XX.

Muy místico eso, pero es un hecho que el yoga, practicado de manera consciente, cuidadosa y adaptado a cada uno, puede ayudar a vencer el dolor.


SÍNTOMAS DE LA CIÁTICA


¿Cómo sabemos que ese dolor es del nervio ciático?

Este dolor puede ser en cualquiera de los dos lados, pues tenemos dos nervios ciáticos, uno en cada pierna. Estos nervios son los más largos del cuerpo humano y pasan entre las capas de los músculos profundos de los gúteos (medio y mayor), luego atraviesan los músculos profundos de la parte posterior del muslo y descienden hasta el pie por el costado externo de la pierna.

Solemos sentir ese dolor y sensibilidad en cualquier lugar a lo largo del nervio, pero se siente “dentro”, no superficial.


El ardor y el hormigueo en la parte posterior del muslo son síntomas de la ciática, pero tambien dolor en cualquier parte cercana al nervio ciático: la espalda baja, los glúteos, la parte posterior del muslo y/o la pantorrilla.

Sensación de electricidad, ardor, pinchazos u hormigueo conocida como parestesia.


¿QUÉ PROVOCA LA CIÁTICA?

Normalmente pueden ser dos motivos básicos:


1.DISCO HERNIADO

No te asustes, esta es una opción, que se tiene que considerar pero es la menos común.


La presencia de la ciática puede ser causada por un disco herniado presionando el nervio ciático. Esta es un motivo que debe ser confirmado y estudiado por un médico ya que es un problema más grave que solo ciática.

Se aconseja procurar el médico para revisarlo si sentimos dolor en la parte media-baja de la espalda, descargas eléctricas dolorosas en el nervio ciático y/o ardor, hormigueo, debilidad o entumecimiento en las piernas o los pies. Todos estos signos pueden estar indicando que una hernia de disco aguda está pinzando el nervio.



2. LA GRAN MAYORIA DE LOS CASOS SE DEBE AL MÚSCULO PIRIFORME, QUE SE ENCUENTRA EN LA PROFUNDIDAD DE LA CADERA

El piriforme es uno de los pequeños rotadores profundos de la cadera que ayuda a girar el muslo hacia afuera. También extiende la cadera cuando caminamos y abduce el muslo cuando la cadera está flexionada.

El nervio ciático está ubicado entre el piriforme y los pequeños tendones duros que se encuentran contra el hueso del sacro y el hueso pélvico y ahí viene cuando cualquier alteración en el músculo puede crear consecuencias en el nervio.

Si el piriforme está tenso (lo que sucede a menudo), ejerce presión sobre el nervio ciático y lo empuja contra los tendones que están debajo de él.




YOGA PUEDE AYUDARTE A ALIVIAR LA CIÁTICA


Y aquí viene lo que a mi me toca... Cómo el yoga, o mejor las asanas que practicamos en yoga nos pueden ayudar en la vida, y en pequeños pero importantes detalles como el músculo piriforme, o simplemente aliviar dolores causados por tensiones en los músculos o tejidos del cuerpo y fortalecer para proteger ciertas zonas.


Si el origen de la ciática es un disco herniado o inflamado, una práctica de yoga que te lleve progresivamente desde posturas suaves hasta asanas básicas, como las posturas de pie y la postura del perro hacia abajo, alineará, estirará y fortalecerá tu zona lumbar. Un disco herniado no siempre requiere cirugía, y el yoga puede ayudarte a controlar y reducir los problemas provocados por la hernia, a veces incluso puede reducir la hernia. Sin embargo, es importante consultar con tu médico acerca de la gravedad de la hernia: en algunos casos puede requerir cirugía.


Si el motivo es debido al músculo piriforme tenso, aquí os paso algunas asanas que pueden ayudar a aliviar o incluso evitar ese dolor.

Hay que tener en cuenta que el estirar este músculo de manera agresiva puede provocar esa ciática, así que se va a hacer de manera progresiva y como siempre digo, escuchando nuestro cuerpo.

En general, cualquier postura que estire los isquiotibiales va a ayudar a destensar, a relajar y a aliviar ese dolor, pues están conectados con el piriforme.


ARDHA MATSYENDRASANA





GOMUKHASANA


Si puedes inclínate hacia adelante, sino, no pasa nada, pero intenta mantener la postura entre 3 y 5 minutos.


POSTURA DE LA PALOMA REAL



Llega solo al límite del estiramiento, para permanecer allí, respirar y permitirle al piriforme que se relaje.


*Si te parece que este estiramiento de la paloma es muy intenso o difícil, prueba una variante: ubica tu pierna derecha sobre una mesa e inclínate hacia adelante, apoya tus manos en la mesa para mantener el equilibrio. Luego camina con tu pie izquierdo hacia atrás.


SUBTA PADANGUSTASANA




ADOMUKA SVANASANA


*Intenta hacer la postura del perro mandando los talones hacia el suelo ;)




Si te ha parecido útil toda esta información, por favor comparte, dale al like y sígueme en redes, esto es una gran ayuda!


#ciatica #sanar #nerviociatico #yogaparaciatica #yotaterapeutico #isquiotibiales #piriforme #yoga #yogaparatodosloscuerpos #yogaenespañol #onlineyoga #prenatalyoga #yogaparaembarazadas #estilodevidayoguico #yoguini #madreyogui #yogaymaternidad #yogaparaeldiaadia #yogaeveryday #keepitreal #painrelief #dolor #yogacontraeldolor

33 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo